lunes, 20 de abril de 2009

Un paseo por la memoria. Recordando nuestros cortometrajes

Los que me conocen bien saben que soy un apasionado del cine y que (de manera muy amateur) he realizado algún que otro cortometraje. Hoy voy a hacer un ejercicio memorístico para hablaros de todas esas pequeñas producciones que tanta ilusión movieron en su día.
- El primer trabajo del que os hablaré es del cortometraje “NET WARS”, realizado en el año 2000. En aquel tiempo yo era un estudiante de magisterio musical en Valencia que sentía gran curiosidad por el mundo de los medios audiovisuales. A modo de experimento y junto con mi gran amigo Rafa Gimeno, nos propusimos hacer un cortometraje que pudiera sorprender por su puesta en escena y efectos especiales. Fue todo un ejercicio de atrevimiento y aprendizaje que dio como fruto una pequeña parodia de STAR WARS que sorprendió a todos nuestros amigos, que nunca esperaban encontrar, en lo que creían un vídeo casero, espadas láser, robots o naves espaciales. El cortometraje obtuvo la Mención Especial en el “Festival Internacional de Cine Cinema Jove de Valencia” y una clasificación en los “Premios Siroco” del año 2001.
- En el año 2002, estrenamos el mediometraje “La Leyenda de la Encantá”, basado en la leyenda más popular del pueblo de Rojales. Se trataba de un mediometraje de corte épico y fantástico. La realización de esta producción fue muy dura, ya que se prolongó durante dos años. Para esta película compuse algún tema musical original. Esta producción fue estrenada en Rojales, con gran éxito de público (unas 800 personas acudieron al estreno en el Teatro Capitol de Rojales). Junto a mí, en la producción, estaba por supuesto mi amigo Rafa Gimeno. “La Leyenda de la Encantá” obtuvo la Mención Especial en su categoría en el “Festival Internacional de Cine Cinema Jove de Valencia” en el años 2003.

- Uno de nuestros cortometrajes más conocidos es “La Noche del Monje”, una historia con niños y fantasmas que tiene como marco impresionante el Colegio Santo Domingo de Orihuela, lugar donde trabajo como profesor de música. Este cortometraje tuvo un gran éxito en el Colegio. A su estreno acudieron más de 1000 personas y obtuvo
el Premio a la Mejor Fotografía en el “Festival Internacional de Cine Cinema Jove de Valencia”, en el año 2004.




- El cortometraje más personal de todos es, sin duda alguna, “Dos Motivos”, una historia sobre la esperanza, ambientada en la Guerra Civil Española. Dos Motivos cuenta con un guión de Dámaris Navarro Torregrosa y una banda sonora original que compuse para cuarteto de cuerdas. Obtuvo el Premio del Público, y el Premio a la Película más Innovadora en el “Festival Internacional de Cine Cinema Jove de Valencia”, en el año 2005.




- Por último, he de hablar del mediometraje “La Noche del Monje II, la Cripta Fantasma”, una producción que fue realizada por petición de los alumnos del Colegio Santo Domingo de Orihuela. Es quizás nuestro producto de mayor calidad técnica y duración hasta la fecha. A su estreno en el Colegio acudieron más de 1200 personas.

Además de estas producciones, hemos realizado también, videoclips musicales como “La Aventura de leer” y “Puedo y quiero mi colegio limpio, así te quiero más”. He participado también como realizador y compositor en cortometrajes del director Pablo Riquelme (La Noche de Norman, Running Watch 3, Trailers, La Invasión de las Babosas Asesinas.)
Para el futuro tenemos muchas ideas e ilusiones. Espero que dentro de poco os pueda hablar de nuevos proyectos.

domingo, 19 de abril de 2009

El Milagro de la Navidad

En el año 2003 compuse este Villancico con letra de Dámaris Navarro .En el 2005 fue la pieza obligada en el "XXVIII Certamen de Nanas y Villancicos Villa de Rojales". Quiero dar las gracias a Dámaris, Andrea, Carolina, Virginia, Eliana, Begoña, Carla, Mª José, Paola y Susana por haber hecho posible esta grabación.


video

Tema de Zulaida

Este es el tema de Zulaida, un sencillo leitmotiv para piano que compuse para el mediometraje La Leyenda de la Encantá. La Encantá es una leyenda tradicional de Rojales, un pueblo de la Vega Baja del Segura. La historia cuenta que hace ya bastantes siglos, en el Medievo, una princesa árabe llamada Zulaida o Zoraida se enamora de un príncipe cristiano, provocando las iras de su padre, el rey moro, que la maldice a vivir por siempre encantada dentro del monte redondo llamado Cabezo Soler, al lado del río Segura, en el camino que va de Rojales a Guardamar. Todos los años, y sólo en la Noche de San Juan, la Encantá se aparece en el Cabecico Soler para que alguien la libere. Si algún hombre valiente se encuentra con ella, la Encantá le pedirá que la lleve en brazos hasta el río Segura para bañar sus pies y así poder romper el maleficio. Pero para el hombre que la lleva, la Encantá se hace cada vez más pesada, por no mencionar a los monstruos que salen a su encuentro, provocando que el pobre valiente caiga desfallecido al suelo soltando a la princesa y cargando a su vez con una nueva maldición, la de morir pisándose la lengua. El mediometraje con título La Leyenda de la Encantá obtuvo la Mención Especial en su categoría en el Festival Internacional de Cine Cinema Jove de Valencia.
video

martes, 14 de abril de 2009

Entregada la BSO de “La Invasión de las Babosas Asesinas”.

El pasado 9 de abril de 2009 (Jueves Santo) entregué la grabación de la banda sonora original del cortometraje “La Invasión de las Babosas Asesinas” a su director, el oriolano Pablo Riquelme. Se trata de una composición oscura y envolvente como el propio cortometraje con ecos y temas que la acercan a otras partituras de bandas sonoras de películas de serie B. El uso de sintetizadores mezclados con cuerdas, voces y vientos, puede acercar la composición a sonidos que eran habituales en películas de terror de los años 80. También puede usar un theremin (instrumento característico y habitual en las películas de terror y serie B de los años 50 y 60) para recordar que el cortometraje es un gran homenaje y revisión al cine de terror de serie B. La partitura, por otra parte pretende crear un clima de angustia con el uso de disonancias actuales, ritmos que imitan la respiración humana o efectos de cluster de cuerdas. La verdad es que, hasta la fecha no había realizado una composición para una película de terror, pero he de decir que la experiencia ha sido para mi muy gratificante, tanto por lo aprendido como por la reacción de Pablo al escuchar las distintas pistas. Por último, desear lo mejor para este apasionado director del cual creo que todos oiremos hablar en el futuro.

viernes, 3 de abril de 2009

UN REGALO GENEROSO.

Ayer, 2 de abril de 2009, recibí un regalo generoso. Se trata de un retrato mío al piano. El artífice del regalo y de la obra es el pintor jerezano Bartolomé Marín, uno de esos artistas que si hubieran nacido unos siglos atrás encontraríamos hoy sin duda en alguna pinacoteca importante. Conocí a Bartolomé por casualidad, buscando a un pintor que pudiera retratar a todos los directores que han pasado por el colegio donde trabajo, el Colegio Santo Domingo de Orihuela, con motivo del 50º Aniversario del centro. Los retratos que realizó están hoy expuestos en el despacho de la dirección del colegio. Bartolomé reside hoy en la urbanización “Los Balcones” de Torrevieja, ganándose la vida con la pintura con todo lo que eso conlleva. Es normal encontrarlo en las noches de verano haciendo retratos en el paseo marítimo de Torrevieja aunque su obra va mucho más allá. Retratista por pura necesidad, Bartolomé experimenta con diferentes técnicas, cromatismos y temáticas en las que se adivina al genio. A partir del trabajo que le encargué para el colegio he mantenido un contacto más o menos regular con él, pudiendo descubrir que, además de ser un gran artista (algo difícil de encontrar en estos tiempos en los que tanta gente, entre la que seguramente estoy yo, se proclama artista, intelectual o genio sin dar al mundo del arte absolutamente nada) es una persona generosa y sencilla (algo aún más difícil de encontrar). Bartolomé decidió regalarme un retrato mío y, francamente, he de decir que ha impresionado a todo el mundo que me conoce. Bartolomé ha expuesto en numerosas ocasiones pero, sinceramente espero que algún día tenga el reconocimiento que merece. Acabaré esta reseña con una frase que vi escribir con tiza a un artista callejero en Murcia hace algún tiempo: “El arte vive en los museos, los artistas mueren en la calle”.